domingo, 31 de mayo de 2009

Soledad



A diferencia de las cucarachas,

con sol y buen día o con luz artificial,

la soledad

viene a tocar

cosas que habitualmente me circundan;

las toca en mi presencia,

las ensucia.

6 comentarios:

sibila dijo...

contundente.

Athena dijo...

La soledad suele ser como una mancha voraz. :P


Saludos!!!


PD: La soledad es como el peor enemigo, uno no puede vivir con ella o sin ella.

Eduardo Hidalgo dijo...

La soledad es la soledad, y se puede hablar de ella, o padecerla (o las dos cosas).
Gracias, Sibila y Athena,por los comentarios. Un abrazo.

Azul Selene dijo...

Tú eres la soledad¡¡¡

U_U

Anónimo dijo...

¿Si uno habla de la soledad, entonces no está uno solo? Quién hablaba de la soledad como una presencia divina, el desierto donde fue severamente iluminado Cristo (no había ninguna sombrita), ese laberinto al que se refería el nobilísimo Borges nos lleva a enredos o vericuetos que al final devienen en un encuentro con uno mismo.

Anónimo dijo...

¿"severamente" iluminado? No maaaa...