miércoles, 30 de julio de 2008

Once del miércoles de noche en punto . . .



Once del miércoles de noche en punto

mi cabeza - - la cabeza - - una cabeza

piensa

reconstruye

oye - - dicta

suelta palabras que roen

el queso interminable de mi corazón

el corazón

un corazón.


(de La muerte es un lugar común, 1998)

martes, 29 de julio de 2008

Sin título

(5)
El amor es el aprendizaje de la muerte.
Jaime Sabines

La muerte no me calló.

Me cayó tan familiar, y supo ser efectiva:

partió mi corazón en dos orillas.

La muerte

también es parte del amor

¿A quién culpar, entonces,

si el amor también parte de la ausencia?

En los ojos me dolía la tarde,

en la cabeza me duele la noche,

en todas partes me duele la presencia de lo ido

y me pongo triste y la camisa negra

y tengo sueños y el cabello largo

y viajo en un camión hacia ese viaje de mi hermana

y visito recuerdos más lejanos con las muertes de papá,

de abuelita, de mi hermano mayor,

siempre de noche;

y es grande la insistencia de la lluvia

más allá de las cerradas ventanillas,

más allá de la hoyosa carretera,

más allá de ese largo y verde pasto,

del ganado,

más allá de los árboles de mango;

y hay un chicozapote con columpios

donde mi hermana se mece y yo tengo menos años

y reímos,

y reinos celestiales no nos tocan,

ni sombras,

ni nada que tenga que ver con este frío.



(de Alguien lloró, segunda parte inédita de La muerte es un lugar común)

lunes, 28 de julio de 2008

martes, 22 de julio de 2008

Ensoñación del oriundo



Un hijo.

Un hijo que no vele sombras bajo mi puño.

Que no tenga necesariamente razones

para estrenar el día.

Un hijo que suene mortal como aguacero.

Que crezca fogata, alerta y que me queme.

Un hijo que recorra las horas del hemisferio.

Que cierre la ventana

y abra el café con toda su verdad.

Que pase junto a mí

tan sólo para saber de su destino.

Un hijo que me busque a las diez

para contarme cómo es la lluvia

desde su atalaya.


Gustavo Ruiz Pascacio (de Escenarios y destinos, CONECULTA, 2008)

sábado, 19 de julio de 2008

¿Parusía?



Que nadie se engañe:

la soledad es la misma

si se le ve desde afuera

o si se corta en pedazos.

Toda ausencia se desgarra

para comparar nuestro miedo

con el de los otros.


Ángel Carlos Sánchez

jueves, 10 de julio de 2008

Chema Madoz

domingo, 6 de julio de 2008

Reverso



Quiero agarrar del pico a un ave fénix

Y mantenerlo vivo

Hasta que su belleza se nos cuele

Como ceniza blanda.

Agazaparme en la fortaleza

De nuestras pupilas

Hasta que el tiempo avive

Las neuronas dormidas.

Atarme el corazón

Con venas de cordero enfurecido.

Rodear la noche

Cuando aún sea de día.

Medir en pestañeos

Mis mentiras.

Derramar vasos sanguíneos.

Reconocer tu cuerpo

Con mis falanges rotas.

Voltear la noche para vernos dormir.


Aida Valdepeña