sábado, 27 de diciembre de 2008

IX Premio 'Casa de América' de poesía americana 2009

IX Premio 'Casa de América' de poesía americana 2009 (envíos por correo postal)
Casa de América y Visor Libros convocan al IX Premio 'Casa de América' de poesía americana en el que podrán participar autores y autoras nacidas en cualquier país de América, siempre que sus obras estén escritas en español. Los textos deberán tener una extensión mínima de 300 versos. Se establece un único premio de 6.000 euros y la publicación del libro. El plazo para enviar los originales finaliza el 28 de febrero de 2009 y se harán llegar mediante correo postal.
Para ver las bases completas haz click aquí

jueves, 18 de diciembre de 2008

sábado, 13 de diciembre de 2008

Me pregunto si




Miro el inodoro:

sus ojos volados,

su actitud de asombro,

el óvalo formado por los labios siempre abiertos

de un ser que no se cansa

de recibir orines y excremento.

Me pregunto si alguien escribió ya esto,

el chorro de oro que ahora da en el blanco,

que cae y burbujea y empaña mi reflejo.

Nueva pequeña laguna en la golosa lujuriosa boca del rostro

de este blanco personaje bataillesco.
(Fotografía: Mariauxilio Ballinas)

lunes, 8 de diciembre de 2008

Two virgins

WONSAPONATIME there was two Ballons called Jock and Yono. They were strictly in love-bound to happen in a million years. They were together man. Unfortunatimetable they both seemed to have previous experience--which kept calling them one way oranother (you know howitis). But they battled on against overwhelming oddites, includo some of there beast friends. Being in love they cloong even more together man--but some of the poisonessmonster of outrated buslodedshithrowers did stick slightly and tey occaasionaly had to resort to the drycleaners. Luckily this did not kill them and they werent banned from the olympic games They lived hopefully every after, and who could blame them...
John Lennon (Skywriting by Word of Mouth, 1986)

domingo, 7 de diciembre de 2008

CAMA, por Jaime Sabines

¡Qué bueno que pusieron la cama entre mi cuerpo y la tierra!
JAIME SABINES, La cama
La cama pegada al techo,

en vez de colchón, espejo.

Yo, tirado en el suelo,

debajo de todo esto, me veo,

y el reflejo, como en un sueño,

me coloca sobre el lecho,

más lejos, más pequeño.

martes, 2 de diciembre de 2008

sábado, 22 de noviembre de 2008

ANIMALES DISTINTOS


[COMO AL DESCUIDO]


como al descuido

acariciás la hoja

acariciás mis poemas sin saberlo

sin mirarme

en la demora

de las últimas palabras

la seducción del muro que cae


apenas un instante

para coser los restos


¿habrá belleza que se iguale

a la demolición?


Viviana Abnur (Buenos Aires, 1964)


POÉTICA


Un equipaje sobrio

—una escueta sintaxis despojada

y dos pronombres falsos—

para un fin de milenio. Inservible el amor:

ese es el tema. —¿Acaso no me oyes?

¿No basta imaginar que oyes cómo escribo

para que me parezcan

rentables el hastío y la escritura?

—Desherédame, lengua. No te sirvo.

No acudo a las palabras limpiamente.

Sólo acaricio aquellas que me queman

y que saben a labios o a odisea.

Sólo quiero adular a la familia

de las palabras muertas del amor.

Será inútil seguir. Queda solo un pronombre.


Aurora Luque (Almería, 1962)


DESTINO


Uno piensa que nunca llegará el amor,

pero llaga.


Raquel Olvera (Chignahuapan, Puebla, 1966)


[de ANIMALES DISTINTOS, muestra de poetas argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesentas; antología coordinada por Juan Carlos H. Vera]

martes, 18 de noviembre de 2008

Irana Douer

Irana Douer (Buenos Aires, 1984)


Hace un par de años me encontré con este trabajo de Irana Douer en la página de Sleepingfish pero no es sino hasta ahora, ante una necesidad mía de acompañar los poemas de Silvia Camerotto con obra de una paisana suya, que entro en contacto con esta excelente artista, a quien hay que tener en mente.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Cuatro poemas de Silvia Camerotto



I.

qué querías de mí

mujer de siete vidas

que espera tu caída boca arriba

con las piernas abiertas


no me gusta tu nombre


tu lengua arrastrando la otra lengua

el roce la partida

el sacrilegio


la nariz olisqueando

la oreja de la niña muerta

el silencio de las putas de saavedra

el convento

qué querías


no me gusta tu voz.



II.

ese día de dios te tiene atada

(de rodillas te quiere

malherida te quiere)


es cualquier lluvia la que apaga el fuego

es cualquier mano la que filtra el agua

es cualquier culpa la que tapa el ojo izquierdo


era una cama inútil

donde ayer te revolcabas.


III.

recemos por los justos

antes de la despedida


hacete a un lado

no duraré para siempre


efectos del exterminio, dirías.


IV.

nadie me dijo

que después vendría

a instalarse en mis labios

un muerto


Silvia Camerotto (Argentina, 1959)

viernes, 7 de noviembre de 2008

DANZA DEL AUTO




Me toca estar presente,

ver,

sentir la rápida ritual danza del auto

en su preparación para aparearse.

—¡Oh no! ¡No ahora! —le reprocha papá,

aunque no sé realmente cuánto tiempo

deba un auto guardar el celibato.

Grita, gime, y sus rugidos suenan

como un claxon ajeno,

de garañón extraño

desprendido

de original trayectoria.


Así es la danza de la máquina,

sin muchos miramientos:

de pronto está,

después de chirridos de llantas,

de lujurioso intercambio de pintura,

montado sobre ella,

que,

en su parte más sensible,

s a n g r a.

martes, 4 de noviembre de 2008

RASTRILLOS




...las cosas que, acercándose una a otra, se unen, sus bordes se tocan, sus franjas se mezclan, la extremidad de una traza el principio de la otra.
MICHEL FOUCAULT, La prosa del mundo

Veo dos rastrillos copular:

los cuerpos tensos,

dos pares de hojas bien dispuestas,

sus bandas lubrisuaves son más blancas

y están excitadas de alguna manera.

Las rayas a los lados con agua, yace la hembra

sobre el duro frío del lavabo mientras él

ejerce presión con su quijada

sobre el cuello de ella.

Realmente es un amplexo metafísico:

hay patas delanteras que no veo,

que favorecen un desove invisible.

Seguramente el macho

fecundará el producto tan pronto me retire.

Por ahora todo el tiempo están quietos,

quizá extenuados o molestos.

Pienso en los rastrilluajos azules que tendré,

pienso en el precio,

en la raza mejor que advendrá si los cruzo

con rastrillos sin banda,

o con los de hoja triple,

o con los amarillos.

Será una gran industria de rastrillos verdes,

fuertes,

made in Mexico.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Unión Libre 1991


Llega a mí, vía Mariauxilio Ballinas, esta foto de hace un chorratatatatal de años. Tantos, que ya no recuerdo algunos nombres.
Aquí estamos, unos más polluelos que otros, en casa de Elda y David, quienes aún estaban (creo que felizmente) casados. En el sentido de las manecillas del reloj: Elda Guzmán, David Tovilla, Mario Nandayapa, Mariauxilio, Rubén de Leo, ? , el maestro Óscar Oliva, Maricarmen Hernández, ?, Lalo Hidalgo, Irma Domínguez, ? , ?, y Yolanda Gómez Fuentes. ¿Los demás? Je ne sais pas!

sábado, 25 de octubre de 2008

ANIMALES DISTINTOS

ESTOY

Estoy escondido

en el cuerpo sellado

del único animal

que desconozco


PAISAJE

Cuento las costillas

de la perra

que amamanta


Debrik Ankudovich (Neuquén, 1961)



POEMA DE VIOLETA C. RANGEL

Te advierto que aquí afuera ladran perros

que un espejo mira helado tu cabeza.

No abras las ventanas, no las abras,

finjamos otra vez que aquí no hay luz,

que estamos muertos.


Manuel Moya (Fuenteheridos, 1960)



FUNERAL S/COLOR


En el olvido

no hace falta imaginar

que no existimos

En ese canto sin voz

mis piernas no resistieron

el embate del viento

Buscaba tus manos

en la oscuridad impenetrable

mientras toda idea

se evaporaba

en la memoria


Adriana Arrieta Munguía (México, D. F., 1966)


[de ANIMALES DISTINTOS, muestra de poetas argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesentas; antología coordinada por Juan Carlos H. Vera]

miércoles, 15 de octubre de 2008

jueves, 9 de octubre de 2008

About the Awful

I was bored on the 9th of Octover 1940 when, I believe, the Nasties were still booming us led by Madalf Heatlump (Who had only one). Anyway, they didn't get me. I attended to varicous schools in Liddypol. And still didn't pass-much to my Aunties supplies. As a memebr of the most publified Beatles me and (P, G, and R's) records might seem funnier to some of you than this book, but as far as I'm conceived this correction of short writty is the most wonderfoul larf I've ever ready.
God help and breed you all.


John Lennon, In HIs Own Write, 1964

martes, 30 de septiembre de 2008

sábado, 27 de septiembre de 2008

de pie, ...



De pie,

en la esquina,

junto al poste de teléfono,

la pordiosera aspira un humo imaginario.

La colilla tomada del suelo tiene aún

un poco de tabaco

que nadie encenderá para ella.

Vestida de negro,

la mujer también ha levantado

un vaso desechable;

recipiente y cigarro de pronto se ven juntos,

partícipes puntuales de una fiesta invisible

en el gesto mundano de la dama sucia.

Ignoramos qué dice, con quién ríe,

qué música despierta el viento en preludio de lluvia.

Quizá el agua que vendrá desde lo alto trocaráse en vino al contactar sus labios.

Esperemos que no se sienta sola

si pierde la locura.


[de Incéndiese en caso de ruptura, inédito]

sábado, 20 de septiembre de 2008

jueves, 11 de septiembre de 2008

Un hombre que cae está enfermo de gravedad



A Raúl Ruelas, in memoriam

—No es sólo la altura; tan importante o más es el prestigio del lugar desde donde se salta a la muerte.
CARLOS FUENTES


Eso que todos vimos

fue un hombre cayendo,

precipitando un encuentro

con la dura realidad.


Lo que todos presenciamos

fue el cuerpo

de un hombre impaciente

volando a una cita

con el pavimento.

Eso que yo vi,

lo que llenó mis ojos

¿fue un hombre

(o fue un fruto aún verde)?

¿Por qué no fue todo

como en un cuento?

¿Por qué el aire

no se hizo más denso?

¿Por qué

no se volteó el mundo

una fracción

milésima

de tiempo,

el tiempo

suficiente

que frenara

su caída

para empezar

de cero?


Muchos de nosotros ofrecimos

mentalmente y de manera expresa

una hora,

un día,

hasta un año de vida

para que el hombre siguiera

en el vacío,

no lo tocara la muerte

de forma tan dura;

y

todos

vimos

con horror

el ímpetu

ganado

por el cuerpo.

Realmente

la imagen

ganó peso:

subió el rating,

y la caída sigue

y sigue

y sigue

en programas de aniversario,

en recuentos orales

del hecho,

en notas de diarios,

en fotos,

en malos sueños,

en este texto

que ahora escribo

sobre un hombre

al que nunca vi

tocar

el

suelo.

(de Un hombre que cae está enfermo de gravedad, inédito)

martes, 9 de septiembre de 2008

PÁJAROS



Como el amor,

cuando intento acercarme,

se alejan.


(de Desde la lluvia, 1994)

lunes, 8 de septiembre de 2008

COMPLEJO



Te amo por tres motivos:

porque no soy tu hijo,

porque quiero que seas mi madre,

y porque tengo

complejo

de Edipo.


(de Desde la lluvia, 1994)

martes, 2 de septiembre de 2008

lunes, 25 de agosto de 2008

Hospital civil

4

Cada tres horas recorro los pasillos

El hospital hace gárgaras con mis pasos

Cada tres horas

el hospital se limpia los pies en mi sombra




5

Amanece la carne rodeada de geranios

el estupor escupe las entrañas

la memoria es una aguja que come la ira

de la luz

La memoria sale por los ojos

Lo Divino custodia la voz interrumpida

de la sangre




6

De madrugada recorro los pasillos

la penumbra pone al desnudo

los rostros de los gestos sonámbulos


Un ángel viene todas las mañanas

me alienta a lavar la Boca de Dios

con todo el asco del espíritu



Ángel Rafael Nungaray ( Yahualica Jalisco, 1968).

domingo, 3 de agosto de 2008

INVITACIÓN


Hay que hablar del envés



Empuño su aguijón.
Y en vilo alzándola
sin distender el brazo, me abandera
su sombra...
Roberto Rico

Hay que hablar del envés. La mantarraya

es de carne una moneda, ni el sí,

ni el no, ni el ni de parte alguna:


el punto medio,

el signo

del

claroscuro,


y así, la mantarraya —o su sombra—

desaparece

en la luz y sombra —sí, sombra también—

del mediodía;

luego vendrán las conjeturas,

el punzante aguijonear

de las preguntas.


Mario Alberto Bautista

La herida se enclaustra . . .



La herida se enclaustra

en lo que tiene de célula mi angustia.

Como una grapa que hiere pero no inquieta.

Para decir "congoja" con la fortuna del escriba.

Pretencioso juzgar desde aquí todo lo visto.


qué voz inalterable se termina


ni un oculto decir de galpón,

ni un destello, en soledad

ni un destello en el dolobre inherente,

no hay hondura/razones que funcionen

bebiéndose el no dado prurito del silencio.


Raúl Vázquez Espinosa

Estancia del murmullo



(3)


. . .cuidadosamente hurta la soga

deposita al limbo su sueño

toma

todo inmóvil

cada nudo

corta el sonido del equilibrio

levanta a tajo la mirada

izado por el silencio de la altura


Marco Antonio Castañeda

viernes, 1 de agosto de 2008

Han venido



Han venido

aquellos que partieron y habíamos olvidado

los que llevan en su espalda

las palabras asombrosas de la memoria ajena


Voy en su compañía el día entero

y el orden del mundo se corrompe


heridos

por el presentimiento de lucha

ansiosos ante nuestra presencia

los amantes

recorren las calles

flotando como la ceniza

de un incendio que no provocaron


cabizbajos

sin concesiones al desfile

los ciegos

ocultan una fiesta

bajo sus párpados

y muestran su sonrisa


A dónde han de llevarme

desconozco

no son el cumplimiento de las anunciaciones


voy así con ellos

mientras a mis pies descansa

en prudente sombra

la derrota inevitable



Arlette Luévano

miércoles, 30 de julio de 2008

Once del miércoles de noche en punto . . .



Once del miércoles de noche en punto

mi cabeza - - la cabeza - - una cabeza

piensa

reconstruye

oye - - dicta

suelta palabras que roen

el queso interminable de mi corazón

el corazón

un corazón.


(de La muerte es un lugar común, 1998)

martes, 29 de julio de 2008

Sin título

(5)
El amor es el aprendizaje de la muerte.
Jaime Sabines

La muerte no me calló.

Me cayó tan familiar, y supo ser efectiva:

partió mi corazón en dos orillas.

La muerte

también es parte del amor

¿A quién culpar, entonces,

si el amor también parte de la ausencia?

En los ojos me dolía la tarde,

en la cabeza me duele la noche,

en todas partes me duele la presencia de lo ido

y me pongo triste y la camisa negra

y tengo sueños y el cabello largo

y viajo en un camión hacia ese viaje de mi hermana

y visito recuerdos más lejanos con las muertes de papá,

de abuelita, de mi hermano mayor,

siempre de noche;

y es grande la insistencia de la lluvia

más allá de las cerradas ventanillas,

más allá de la hoyosa carretera,

más allá de ese largo y verde pasto,

del ganado,

más allá de los árboles de mango;

y hay un chicozapote con columpios

donde mi hermana se mece y yo tengo menos años

y reímos,

y reinos celestiales no nos tocan,

ni sombras,

ni nada que tenga que ver con este frío.



(de Alguien lloró, segunda parte inédita de La muerte es un lugar común)

lunes, 28 de julio de 2008

martes, 22 de julio de 2008

Ensoñación del oriundo



Un hijo.

Un hijo que no vele sombras bajo mi puño.

Que no tenga necesariamente razones

para estrenar el día.

Un hijo que suene mortal como aguacero.

Que crezca fogata, alerta y que me queme.

Un hijo que recorra las horas del hemisferio.

Que cierre la ventana

y abra el café con toda su verdad.

Que pase junto a mí

tan sólo para saber de su destino.

Un hijo que me busque a las diez

para contarme cómo es la lluvia

desde su atalaya.


Gustavo Ruiz Pascacio (de Escenarios y destinos, CONECULTA, 2008)

sábado, 19 de julio de 2008

¿Parusía?



Que nadie se engañe:

la soledad es la misma

si se le ve desde afuera

o si se corta en pedazos.

Toda ausencia se desgarra

para comparar nuestro miedo

con el de los otros.


Ángel Carlos Sánchez

jueves, 10 de julio de 2008

Chema Madoz

domingo, 6 de julio de 2008

Reverso



Quiero agarrar del pico a un ave fénix

Y mantenerlo vivo

Hasta que su belleza se nos cuele

Como ceniza blanda.

Agazaparme en la fortaleza

De nuestras pupilas

Hasta que el tiempo avive

Las neuronas dormidas.

Atarme el corazón

Con venas de cordero enfurecido.

Rodear la noche

Cuando aún sea de día.

Medir en pestañeos

Mis mentiras.

Derramar vasos sanguíneos.

Reconocer tu cuerpo

Con mis falanges rotas.

Voltear la noche para vernos dormir.


Aida Valdepeña

















lunes, 16 de junio de 2008

Poema de Tanya de Fonz



Dónde el llanto, dónde el ojo, dónde la lluvia?

Don de rastrearme, volverme tu piel

Don de nunca olvido

Don de no muertos

Don de estás silencio

hu---co mío.
. . .e


Tanya de Fonz (de Abanicos, 2006)

viernes, 13 de junio de 2008

Presentación de libro de Lorenzo Morales

.
Para qué entonces otra palabra
.
si la tarde
.
. . . . . ..si la luz
.
si lo desnudo que quedo
.
. . . . . ..si lo sombra que soy
.
si lo vacíos que estamos
.
. . . . . ..sólo se dice:
.
. . . . . ..D / e / s / b / a / n / d / a / d / a.
.
.
Lorenzo Morales. Villahermosa, Tabasco, 1973

lunes, 9 de junio de 2008

A todo pestañeo en nuestros párpados . . .



A todo pestañeo en nuestros párpados

resbala el vino de la tarde

sobre mi piel

mientras mis manos dibujan

constantes

círculos inconclusos

en tu voz de papel


Silvia Angélica Rivera

sábado, 7 de junio de 2008

GOTAS

Chema Madoz

DOS VECES LA LLUVIA

I

La luna es una forma de haber amado
José Carlos Becerra
Llueve
y la lluvia se vuelve
un espacio donde el tiempo queda afuera
Para los que caminan entre cortinas de agua
caracoles resbalando por un pozo inmenso
llenos de miedo-----llenos de sal
la lluvia es el desprendimiento
la constancia
una forma de haber llorado

II
Desde su ventana el día ve cómo lluevo
qué triste
qué larga
qué monótona mi lluvia desde su cristal
Entre las cortinas descorridas de las cinco y media de la
[tarde
lluvia tras lluvia lluevo y lluevo
y una tierna tristeza me crece como un árbol
----------------------------------------------------------[I] Eco negro, 2002.
[II] La muerte es un lugar común, 1998.

sábado, 31 de mayo de 2008

De lunas y soles te hablo . . .



De lunas y soles te hablo

Desde aquí caen hojas como escamas

alfombra en la tierra partida

Tú escuchas cantos de aves

y me ves - - - -tus ojos son recuerdo

luego - - - -de las aves nace un silencio de túnel

radiante

Árboles de luz floreciente

paren hijos en fosforescente grito

no madura el brillo en esta cascada de voces

Se muere

Morimos

Morí

Ayer

Contigo

Y renació un tiempo rojo

Ráfaga ardiente de suspiros


Silvia Angélica Rivera (Tuxtla Gutiérrez, 1981)

sábado, 24 de mayo de 2008

Un poema de Gustavo Ruiz Pascacio




Dame un tiempo de vez en cuando,

que prodigo el escudo de luces de tu nombradía.

Pero no me toques la pupila derecha,

porque en ella guardo

la sedentaria voluntad de la rosa.

Dame un tiempo de vez en cuando,

que prodigo la nomenclatura de tu infinito.

Pero no me toques el rojo paladar,

porque en él guardo

la anchísima alegría de lo que guardo.

Noli me tangere, noli me tangere.


Gustavo Ruiz Pascacio (de Escenarios y destinos, CONECULTA, 2008)

jueves, 22 de mayo de 2008

Un poema de Marco Fonz de Tanya



(VII)

Otra vez esa voz rota

voz madre que no me deja tranquilo

voz sucia de quien fue de las horas.

Otra vez esa voz con niños dentro

chillona va por los aires

ramplona risa de verano

no hay ir ni fue ni mañana.

Voz descuartizada

voz acalambrada de torturas,

lengua negra con veneno, con censura,

esa la quieta animala.

Ánima voz de los escapularios

del rezo corrupto

de la oración lasciva

raí­z voz del asesino

otra vez esa voz de poeta

¿a quién callar si todos están callados?


Marco Fonz de Tanya (de Orfandades a Leopoldo)

jueves, 1 de mayo de 2008

Cocinas la tarde



(IX)


Mira la oscuridad de tu silencio

tus ojos buscando la ceguera

mientras demonios sujetan mis cabellos


Déjame

No me dejes


Eres la suerte que nunca tendré

la promesa del paraíso

en manos de un ateo


Indira Broca (Veracruz, 1988)

miércoles, 23 de abril de 2008

Por eso te hablo del amor . . .



Por eso te hablo del amor

no es que quiera encaramarme en tu espalda

es que desde esta tribuna voy a decirlo todo:

sólo tú y yo contamos

sólo tú y yo nos velaremos la caída

tuyo será mi empuje

nuestra, la taquicardia en la punta del trampolín

haremos de relámpago y otras de pararrayos

seremos el auditorio sordo

el insomnio junto al mosquito

y su trompeta

ofreciendo el concierto en la oreja.




Verónica Marín (Villahermosa, Tabasco)

domingo, 13 de abril de 2008

En el principio de la luz estaba el fin



En el principio de la luz estaba el fin:
la masa de los sueños ocupaba espacios vírgenes.
Los huecos eran múltiples variantes de un deseo:
volver a la unidad la sangre y el delirio,
confundirse en la espada del silencio
y en la herida del intacto en palpación.
En el principio era una capa de emociones la distancia
entre un sonido y su reflejo luminoso.
En el principio no había sino caída,
cortes abismales en la nada y nada coagulándose.
En el principio ni el principio tenía orilla
ni era la sombra de algún nombre
y la palabra andaba a tientas, sin sonido;
En el principio de la luz
estaba el fin
del amor y la muerte y la locura.

¿Existirá un final de la inmateria,
un tiro de silencio que atraviese lo insondable?
Cuando las partículas estaban en el sueño,
y era éste una red de inexistencia
donde la oscuridad bullía sin encenderse,
¿qué parte del misterio fue quebrado
para que el fotón fuera distinto?
No van a decirte las palabras
lo que ese instante puso en nuestra esencia.
Sólo estoy tratando de tocarte
con la punta de una duda, con el soplo
de eternidad que invade el día en que no te hallo.

¿A qué volver a sitios añorados por antiguos
si en ellos no hay nada nuestro ni lo hubo?
Apenas hemos visto hacia el camino,
la entropía ha transformado hasta el recuerdo:
las paredes se derrumban al mirarlas,
los árboles son otros o padecen
una vegetal senilidad aun en mayo.
Sin embargo, deseamos tocar el viejo instante
cuando el origen parecía menos lejano,
aunque no quede al cabo de un segundo
sino una mancha en la memoria y la retina.
Nos expandimos a velocidad impronunciable
hacia el horizonte de sucesos de lo táctil.
¿A dónde regresar? Ya nada queda.
Habría que hallar la forma
de aplastar sin culpa los instantes,
de comprimir la memoria y las partículas
para entrar torpemente en sitios y romperlos
con nuestra monstruosa inmensidad en expansión,
como a un zapato infantil que no quisimos desgastar
cuando tuvimos cuatro tallas menos.
¿A qué volver si ya no hay sombra,
para qué desgarrar la luz ultraviolenta
en aquellas emociones tan horriblemente inaccesibles
que alguna vez tuvimos?
Ha quedado atrás el universo:
¿a qué volver, si son inevitables las mañanas
de días paulatinamente más estériles?

Si alguien está siendo asesinado,
si alguien también golpea a un niño,
mientras otro niño explota y una mina
se ramifica en muerte y amargura,
¿cómo quedar mirándonos las manos?
y alguien está diciendo: muera
para exigir más vida, menos sangre;
Alguien está llorando frente a un muro
que cárceles florece negramente,
alguien está feliz, piensa que nace,
otros se desbarrancan ante el miedo,
y una mujer levanta con la mano
el principio del fin de una galaxia.

¿Eres tú la mujer, eres la mano?
¿Eres esa palabra
que casi he de olvidar para cuidada
mientras la luz ultraviolenta busque un cuerpo
para besarlo brevemente y darle fin?
¿Qué palabra dirá lo que se calla?
¿Cómo se entra al ayer, cómo quedar
en casa, solitario, abandonándose?
Pero alguien estudia el miedo, lo acaricia,
para saber cómo darle un golpe exacto.
La luz se difumina muchas veces,
se convierte en penumbra, se disfraza
de soledad quemante, de deseo.
Alguien, dentro del fuego, diagnostica
que es recíproco el odio:
nada salva al amor, sólo la nada.
Alguien quiere ser tú mientras no duerme,
alguien se quita el nombre
y ya no sueña.
Otro (quizá yo mismo)
sueña que lucha, ama o lee,
y sólo vive
mientras la luz ultraviolenta
va apagándose.

ÁNGEL CARLOS SÁNCHEZ, Luz ultraviolenta

martes, 8 de abril de 2008

Una manzana ve al joven Isaac





Una manzana —entre otras tiradas en el suelo—

ve, sin ningún asombro

(para ella es normal que un hombre desafíe

—en esos términos—

la atracción de la tierra),

a un joven Isaac Newton trepar al manzano.

domingo, 30 de marzo de 2008

Aída Valdepeña


INCERTIDUMBRE



En el mundo debe haber un lugar donde haya arena de colores

Pero tengo mis dudas

Un lugar donde el agua corra paralela a la sed

Pero tengo mis dudas

Un sitio donde sea obligatorio enlazar las manos

Pero tengo mis dudas

Un lugar, un sencillo lugar donde gritar sea obligatorio

Pero tengo mis dudas

Un lugar donde se puedan esclarecer todas las dudas

Sin duda hay un lugar así, sin duda.


Aída Valdepeña

lunes, 3 de marzo de 2008

SON ELLAS QUIENES SE RÍEN DE MI MUERTE


Cuando una mosca muere ¿quién le llora? Odio el zumbido de todas las moscas que he matado. Odio que reclamen haberlas estrangulado y mi poca paciencia. Sus fantasmas hacen sus gracias sobre mis sueños, y se pasean arrastrando cadenas a lo largo de la cama. Atraviesan una y otra vez el espejo. Odio ese zumbido porque lo entiendo. Dicen que en efecto, no hay quien les llore, pero son ellas quienes se ríen de mi muerte.

DIANA IVONNE MARTÍNEZ

sábado, 1 de marzo de 2008

TERESA

Qué bello oficio el tuyo
de desvestirte y alumbrar la sala.
JAIME SABINES


Teresa
tiene luz entre las piernas
y la vende a ciegos

es la luz
de un soplete
que desgarra el acero

Teresa
lleva piedras en la bolsa
sal en las pantaletas
con ella
se aprende sobre el olvido
que maquilla soledades

cuántas noches de luna ciega
cuánto hastío
derramado en su sábana

su porvenir
el cigarrillo después del asco

Teresa
renta un paraíso
para desterrados


OCTAVIO PEÑALOZA (Jalisco)

martes, 26 de febrero de 2008

Deseo



Deseo razón del ser,

requieres presencia del otro,

sin él, el uno no es,

somos en tanto convivimos,

deseo,

lumbre,

por tu ausencia,

diluidos somos

nadamos en la existencia sin razón,

Color mezcla de negro

Canto perdido del ave,

Penumbra citadina,

deseo que aparta

se mece,

se quiebra,

para luego renacer

en la luz musical del nuevo ser,

del nuevo deseo

del nuevo ser deseado.


ROSARIO OROZCO

domingo, 24 de febrero de 2008

lunes, 18 de febrero de 2008

Entonces la luz



(I)

Entonces la luz se m u e v e

entonces la luz se mueve y un pájaro

entonces un pájaro se mueve y la luz

¿se mueve entonces la luz?

¿el pájaro?

¿el pájaro en la luz?

¿la luz envés del pájaro?

¿o es la tarde?

p á j a r o d e l u z que se nos m u e v e.


LORENZO MORALES (Tabasco)

jueves, 14 de febrero de 2008

Espero tu amor y tu cuerpo

,


Espero tu amor y tu cuerpo

tu cuerpo bajando de un taxi

taxi que se inunda con tu olor

olor que dejas en mi camisa

camisa que te pones después del amor

amor que nunca termina en el cuarto

cuarto en el que espero

no desesperar.

Almacenamiento



Te amo te amo te amo...
Te llevo en el alma.

ELLA MOORE, Poemas no coleccionados

miércoles, 23 de enero de 2008

EL POEMA ACOMPAÑA AL CREADOR



Celebración en el bar del psicólogo

con una secretaria y un perro de madera

que ni ladra ni muerde.

Si lo orinara sería mala suerte,

quizá por eso ella lo trae de llavero.

De todos modos da igual:

ella es imaginaria

y realmente no es un bar

el consultorio

del cantinero.

martes, 8 de enero de 2008

El azar de las generaciones. . .

El azar de las generaciones

me ha puesto a bailar una danza furtiva.

He aquí que estoy

del otro lado de mi primer arribo al mundo,

con mi barca que es un rincón

a la orilla de sí mismo,

escuchando el oleaje de las horas

que avanzan invencibles.


Mario Nandayapa